Consejos para satisfacer las expectativas de los clientes

Conforme pasa el tiempo la tecnología cambia la forma en la cual los clientes interactúan con una marca, sus expectativas y metas también van cambiando. Mientras que muchas compañías están adoptando herramientas como la Inteligencia Artificial, 5G o Biometría para impulsar mejores experiencias, los clientes aún buscan un toque humano y la seguridad de que cualquier tecnología aplicada realmente es para su beneficio.

Es así que te traemos algunos tips para que puedas satisfacer las expectativas de los clientes:

Utiliza el elemento sorpresa         

Un acto bondadoso hacia un cliente es capaz de generar agradecimiento y lealtad por parte del mismo, pero cuando a eso le sumas el elemento sorpresa, el efecto suele ser mayor.

Al utilizar un incentivo, regalo o trato especial que el cliente no se espera, es más sencillo generar reciprocidad. Lo más probable es que se sentirá suficientemente agradecido como para apoyar a tu negocio en la forma que le ofrezcas hacerlo.

Asegura con paciencia la calidad de tu servicio

Las personas siempre quieren resultados inmediatos y este es efectivamente un elemento relevante a considerar. Sin embargo, cuando se trata del servicio que una empresa le brinda a su consumidor, los clientes expresan, la gran mayoría de las veces, que la calidad del servicio es sumamente más importante que su velocidad.

Por lo tanto, no descuides la agilidad de tu atención al cliente, pero siempre tómate el tiempo necesario considerando la calidad de tu servicio, por encima de la rapidez.

Ser diferentes y mejores que la competencia                                  

Se puede lograr si para nosotros la excelencia es una prioridad, entendida como el avance en aspectos fundamentales del negocio y también como el cuidado detalles que logran impresionar al cliente. La diferencia la marcarán las características del producto o servicio que resulten sorpresivos y eficientes, así como esos detalles que surgen durante el proceso del servicio y lo harán porque, sencillamente, no los esperaba.

A veces, la suma de pequeños detalles a través del trato del servicio de atención al cliente o con los mismos empleados puede conseguir grandes resultados, siempre que, obviamente, antes hayamos analizado bien nuestro producto o servicio para asegurarnos de que, como mínimo, está al nivel de la competencia en lo esencial, pues de poco servirá un trato amable o una información puntual en un momento dado cuando se falla en aspectos fundamentales.

Invierte en un gran servicio        

La calidad de tu servicio nunca sobrepasará la calidad de quienes lo proveen, así que si deseas ofrecer las mejores experiencias, enfócate en capacitar a tu personal dándole las herramientas y tácticas necesarias para crear un equipo efectivo, capaz de interactuar con tus clientes y dejarlos felices.

Es necesario que tu equipo cuente con un plan a seguir en situaciones que puedan presentarse con tu clientela; es decir, deben contar con una guía de lineamientos que les indique cómo actuar frente a diferentes problemas que puedan surgir. Así por ejemplo, si un usuario se queja porque el precio del producto no refleja un descuento que habías ofrecido, tu empleado deberá saber qué hacer para resolver la situación.

Valora su tiempo               

El horario es sagrado, si has programado una reunión con tu cliente sé puntual y asegura de saber el tiempo que tienes para la junta. Si por alguna razón no vas a poder cumplir, anticípate y no le notifiques cinco minutos antes del horario acordado, aunque siempre debes tratar de acudir a las juntas siempre.

No te salgas de tiempo, el cliente no espera escucharte hablar horas sin parar, prepárate con anticipación para que tus reuniones sean concisas y completas, así darás tiempo a que si queda alguna duda tu cliente se sienta libre de preguntarte para resolverla.

Actitud

Los principios de amabilidad, cordialidad y cortesía deben ser aplicables para cualquier cliente en cualquier momento y circunstancia y transmitidos de la mejor forma posible en los distintos canales comunicativos. Una correcta ortografía, gramática y tono en mensajes escritos, contacto visual y lenguaje corporal respetuoso en persona, y una vocalización y entonación adecuada vía telefónica.

Debe haber predisposición por parte del empleado en ayudar al cliente y mostrar interés en su satisfacción antes que en la realización de una venta.

No presionar ni discutir                  

Presionar a un cliente puede terminar en una compra por su parte, pero sin duda no volverá a confiar en la empresa y se pasará a la competencia. Evitar la discusión en toda circunstancia y preservar la cordialidad y amabilidad en todo momento. Presentar todas las opciones posibles para el cliente y permanecer abiertos al diálogo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s